El futuro ingeniero físico de la Universidad EAFIT se siente eternamente reconocido con su beca y ansía expandir sus capacidades.

Daniel, el joven inteligente y habilidoso, siempre ha mostrado una gran afinidad por las matemáticas. Su pasión más grande es aprender y llenarse de conocimiento en diferentes áreas: programar, tocar guitarra y hacer diseño 3D.

“En mi vida siempre quise hacer algo que cambiará al mundo, no tiene que ser algo enorme ni un masivo despertar de la humanidad, pero sí algo útil y que la gente pueda usar en su vida para sentirse mejor”.