Mariana Garcés, una estudiante amante de los animales, se siente muy afortunada como beneficiaria de la Corporación Amigos de EAFIT.

Ella comenzó su camino como profesional abriéndose al mundo intelectual y con el fervor necesario para encontrar el camino hacia el éxito.

“Soy una joven que en este momento está buscando aprender y crecer. EAFIT no sólo se preocupa por mí en el sentido del aprendizaje, sino también a nivel personal”.